La mejor información en tus manos

De la emoción por un microscopio de juguete, al nobel de Química: frases e investigaciones de Mario Molina

“Al recibir un telefonazo de Suecia, realmente me quedé muy sorprendido cuando me estaban anunciando que había recibido el premio Nobel, los primeros momentos no lo creía”, así narró Mario Molina el momento en que le notificaron el Premio Nobel de Química en 1995.

El investigador mexicano dijo que “por fortuna” uno de sus colegas suecos, quien era miembro del comité de selección del premio Nobel, le dijo que no era una broma.

Leer más: Muere Mario Molina, premio Nobel de Química mexicano

“Me dijo a mí sí, sí acabas de recibir el Premio Nobel, me di cuenta que no era falso”, dijo el único mexicano en ganar este reconocimiento, 21 años después de recibir el premio, junto con Frnak Sherwood y Paul Crutzen, por sus descubrimientos sobre la química atmosférica y la desintegración de la capa de ozono.

Lectura, música y ciencia sus primeros amores

Molina llegó a contar que desde niño tuvo interés por la literatura y la música gracias a sus padres, para después tener sus primeros encuentros con la química.

“Toda mi infancia tuve mucho apoyo de mis papás, teníamos una biblioteca muy buena en mi casa, así es que el interés por la literatura y por la música, por ejemplo se lo debo a mis papás, al ambiente que teníamos en nuestra casa.

“Yo empecé a tocar violín, me acuerdo muy bien de una experiencia que tuvieron mis papás. Un amigo músico les dijo que si yo no estaba dispuesto a dedicarle ocho o 10 horas todos los días que mejor lo dejara. Pero tenía yo la incertidumbre, música y ciencia y pues me decidí por la ciencia. Y es una cosa que lamento porque sí llegué a tocar suficientemente bien, aunque la música ha seguido siendo muy importante para mí todos estos años”, recordó.

Sus gustos por la lectura pasaron de las novelas de piratas, a las biografías de científicos famosos.

“Fue por eso que pedí de regalos juegos de química, microscopios y eso me fascinó. Me acuerdo un microscopio que me regalaron, dejé una lechuga en agua hasta que se pudrió, cuando puse una gotita de agua en el microscopio vi la cantidad de vida que había, que no se ve a simple vista, ese fue un descubrimiento muy importante”.

La química antes y después del nobel

Mario Molina aseguró que una de sus tías era química y fue quien lo inició en los experimentos sofisticados.

“Estudié en un internado en Suiza. Al regresar pude apoderarme de un baño y lo convertí en laboratorio. Empecé yo solo pero después con un par de amigos nos divertíamos juntos, antes de entrar a la universidad”, recordaba.

Consideraba “fascinante” cuando hacía un descubrimiento nuevo.

Incluso, después de ganar el premio nobel de química, el profesor Molina y su grupo de investigación publicaron una serie de artículos entre 1976 y 1986 que identificaron las propiedades químicas de compuestos que juegan un papel esencial en la descomposición del ozono de la estratosfera.

Después demostraron en el laboratorio la existencia de “una nueva clase de reacciones químicas que ocurren en la superficie de partículas de hielo incluyendo aquellas que están presentes en la atmósfera”, así como una nueva secuencia de reacciones que explican la mayor parte de la destrucción del ozono en la estratosfera polar.

El 20 de noviembre de 2013, Mario Molina recibió de parte del presidente Barack Obama la Medalla Presidencial de la Libertad.

En los últimos años de su carrera, Molina se dedicó a investigar la química de la contaminación en la baja atmósfera y colaboró con expertos para enfrentar el problema de la degradación de la calidad del aire en las grandes ciudades del planeta, especialmente grupos de contaminantes del aire en zonas urbanas, realizando importantes aportes al conocimiento y la solución de la contaminación atmosférica de la Zona Metropolitana del Valle de México.

También enfocó gran parte de su labor a la política de la ciencia conectada con el creciente problema del cambio climático e impulsando acciones globales a favor del desarrollo sustentable a la par de un desarrollo económico, de acuerdo con su semblanza oficial.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.

You cannot copy content of this page